Los influencers y la estrategia de comunicación


Hace unos años no podíamos llegar a imaginar lo que la palabra “influencer” iba a significar en pleno siglo XXI. Y, menos aún, lo que los influencers podrían llegar a hacer por una empresa o una marca dentro de una estrategia de comunicación.

Todo ha cambiado a pasos agigantados y, donde antes funcionaban unas fórmulas, ahora lo hacen otras totalmente distintas. Hace unas décadas la publicidad era la reina. Hoy, la opinión sobre un producto o marca de alguien conocido, es oro puro. Por eso, los profesionales del mundo de la comunicación tenemos cada vez más claro que uno de los puntos clave en muchas de las estrategias que desarrollamos es contemplar en ellas la presencia de influencers.

Pero, empecemos por el principio: ¿qué es un influencer? Llamamos así a aquellas personas que tienen una autoridad y una gran presencia, además de una gran masa de seguidores, en redes sociales. Estas personas, al contrario de lo que se puede pensar, se han ido ganando el respeto y la confianza de sus “followers” poco a poco, hasta conseguir crear una comunidad alrededor de ellos.

La parte más interesante de los influencers es que no hay nadie que conozca mejor a sus seguidores: saben cómo hablarles, en qué momento y sobre qué hacerlo. Controlan perfectamente los tiempos y, al contrario, sus seguidores confían en ellos y dan valor a sus opiniones.

influencer acentoenlace¿Cómo encontrar al influencer que necesito?

Esto es algo fundamental. Hay que tener claro que no todos los influencers sirven para todo. Es decir, no nos sirve de nada colaborar con un influencer si sus seguidores (aunque sean millones) no forman parte del target al que queremos dirigirnos. Así pues, será mucho más importante valorar qué tipo de personas le siguen y cuáles son los contenidos que hace. Solo así podremos estar seguros de que estamos acertando con nuestra elección.

Lo que tenemos claro es que hay que seleccionar un influencer que se pueda identificar con los valores de nuestra marca y que sea capaz tanto de movilizar las opiniones de su público como de interactuar con ellos y participar en la conversación.

¿Cómo entablo una relación comercial con un influencer?

Por suerte, la gran mayoría de los influencers son conscientes de que las marcas pueden querer contactar con ellos y suelen ofrecer, tanto en sus redes sociales como en sus webs, un mail o teléfono de contacto.

Evidentemente, ese es el primer paso. Pero una vez tengamos el contacto hay que entrar “con buen pie”. Al final, si todo sale bien, vamos a establecer una relación comercial que nos debe interesar tanto a nosotros como a ellos. Esto es un “toma y daca”. En este sentido, evidentemente debemos proponerles lo que queremos de ellos, pero también tenemos que saber escucharles. ¡Recuerda! Nadie conoce mejor a su público que ellos y nadie saber mejor cómo hacer que un mensaje les llegue.

Será el influencer el que decida si la acción le encaja o no. Y debe ser así, ya que ellos tienen que establecer un criterio a la hora de trabajar con marcas. Recordemos que se juegan el cariño y el respeto de su público, al fin y al cabo.

La pregunta del millón: ¿merece la pena contratar a un influencer?

No tenemos la respuesta a esa pregunta. Hay que estudiar cada caso, examinar a fondo cada estrategia y saber las necesidades de la marca, para entender si realmente nos merece la pena contar o no con un influencer.

Pero, en el caso de que el resultado sea positivo, lo que sí nos aventuramos a asegurar es que, si acertamos con la elección, podremos mejorar nuestra reputación, aumentar nuestro posicionamiento y generar engagement entre personas a las que, sin influencers, nos sería más difícil llegar.  Así pues… ¡larga vida a la relación entre marcas e influencers!

Marta Lepe

2 thoughts

Deja un comentario